"No hay formación que supla la experiencia, es nuestro principal valor", Alejandro Cebollero

Fecha

03/06/2021

Escrito por

Redacción SAVIA

Uno de los objetivos que tenemos desde Generación SAVIA es el de crear una gran comunidad de seniors capaces de generar oportunidades laborales y sinergias entre ellos. Así, en esos tres años de trayectoria, ya son más de 31.000 seniors los que forman parte de SAVIA, distribuidos por toda la geografía española, sin duda, una gran red en la que poder encontrar un nuevo empleo, un socio, o cualquier otra vía que te lleve a tu siguiente meta profesional.

Bajo este concepto de red, nació el grupo “SAVIOS N-Acción” una iniciativa llevada a cabo por nuestros colaboradores N-Acción, la Asociación para el Coaching y la Inteligencia Emocional, dispuestos en la etapa Desde la Serenidad del Camino SAVIA.

Estos grupos están formados por seniors registrados en la plataforma, en los que se trabajan diferentes dinámicas para entrelazar fuerzas y generar red. En cada sesión se realiza una actividad de coaching grupal, en la que cada asistente, se marca un objetivo y se compromete a realizar acciones puntuales cuyos resultados serán escuchados por todo el grupo en la siguiente sesión. Todo esto acompañado por un profesional del coaching.

Desde que se iniciaron estos grupos en enero de 2021 con catorce personas, ya son cuatro las que han conseguido un empleo y otros tantos, que se encuentran en proceso de conseguirlo. Como el caso que hoy nos ocupa con Alejandro Cebollero, que tras 7 meses en situación de desempleo, ha logrado reincorporarse al mercado de trabajo haciendo uso de las herramientas de SAVIA como Director de Residencia en Grupo Vitalia Home.

Y es que Alejandro, que durante más de 19 años había desempeñado su carrera profesional como director de recursos humanos, en una entidad social, dedicada a la asistencia a personas con discapacidad intelectual, y después ocupó el cargo de director Asociativo durante cuatro años más en la misma entidad, se quedó sin empleo. “La sensación inicial era como si algo se hubiera roto en tu vida. Tu vida, en general, da un giro y te enfrentas a un cambio de planes inesperado y no deseado que afecta por completo a tu forma de vivir y de percibir el futuro. Además, hay que añadir un sentimiento de miedo e incertidumbre... Al cabo de unos meses, esa incertidumbre se va convirtiendo en angustia, porque ves que, aunque estás preparado profesionalmente y tu experiencia es tu principal valor, es un arma de doble filo. Te inscribes en ofertas de empleo que sabes perfectamente que se ajustan a tu perfil, pero eres rechazado sin siquiera ofrecerte la posibilidad de mostrar quién eres en una posible entrevista”.

A pesar de las ganas y el optimismo, “reconozco que en los últimos meses estaba empezando a afectarme esa situación, aunque nunca perdí la ilusión y las ganas de volver a incorporarme al mercado laboral”.

Pero la esperanza es lo último que se pierde y Alejandro llegó a Generación SAVIA y en concreto formó parte de los grupos “SAVIOS N-Acción”: “La razón principal fue poder compartir sentimientos, esperanzas y deseos con personas que estaban viviendo la misma situación. Compartiendo podemos crecer, aprender de las experiencias de otros compañeros y no caer en el desánimo fruto de una posible frustración. Igualmente, sentía que podía ayudar a otros compañeros aportando ilusión y trasmitir un mensaje de esperanza, pues como ya he dicho soy bastante positivo. Además, había superado una situación de salud muy compleja y eso todavía me dio más ánimo y energía para seguir luchando”.

A base de perseverancia, llegó el momento de la oportunidad laboral

“Actualmente, soy director de una residencia de personas mayores en un gran grupo empresarial. Es una gran responsabilidad ya que la calidad de vida de muchas personas depende de las decisiones que tomes y nuestro objetivo es darles la mejor calidad de vida posible. Me siento la persona más afortunada del mundo. Sé las dificultades que entraña encontrar un puesto de trabajo a cierta edad y por eso me siento un privilegiado. No sólo he encontrado un empleo; he encontrado un empleo que me llena, en el que puedo aportar mi experiencia y puedo trabajar en equipo y ayudar a los demás.  Todo lo que he vivido en los últimos meses, ha hecho que valore muchos aspectos sencillos de la vida; los momentos cotidianos con mi familia, estar bien físicamente, poder disfrutar de la naturaleza… pero también valoro mucho más tener un empleo que me llena y donde puedo aportar, disfrutándolo al máximo”.

Tras su experiencia real, Alejandro nos da una serie de recomendaciones: "No soy persona de dar consejos, lo único que puedo mostrar es mi experiencia en cuanto a que la ilusión y las ganas de luchar me han acompañado en todo el proceso y creo que eso se transmite a las personas que tienen la posibilidad de ofrecernos un empleo. No es nada fácil porque a veces, como he comentado, ni tan siquiera tienes opción a una entrevista, pero es en esos momentos cuando más necesitas de un grupo como SAVIOS N-Acción, donde hay personas que comparten la misma situación por la que estás pasando y esto ayuda enormemente a mantener esa ilusión por conseguir el objetivo".

Y concluye: "En nuestro país aún queda mucho por hacer para que las empresas valoren lo que los sénior podemos aportar: ganas de sumar, compromiso, ilusión y experiencia. Llevamos una mochila con un montón de herramientas y con ellas somos capaces de allanar el camino, de prever posibles errores o cambios de rumbo… No hay formación que supla la experiencia; es nuestro principal valor".  

Si estás interesado en formar parte de alguno de estos grupos, puedes informarte de las siguientes plazas disponibles contactando con N-Acción.

Etiquetas : experiencias savia