Somos Senior: cuando la edad es el impulso para dejar huella

Fecha

26/11/2019

Escrito por

Redacción SAVIA

Hace unos días participamos en una nueva edición del ciclo Espacio Somos, organizado por Fundación Botín en colaboración con Fundación máshumano. Se trata de una serie de eventos dirigidos a la reflexión y sensibilización ciudadana poniendo en valor el papel esencial que juegan las organizaciones sociales y la sociedad civil como agentes de cambio social para construir una sociedad mejor. Por eso a lo largo de dos años, este proyecto ha realizado varias sesiones enfocadas a los niños, a los jóvenes, y en esta ocasión a los seniors.

Así, en esta jornada de Somos seniors, llenos de vida, pudimos impregnarnos de la energía y ganas de varios testimonios de personas seniors y de proyectos dedicados a los seniors, demostrando que la generación del baby boomer son una generación comprometida con grandes valores sociales y que representan un soporte vital para toda su familia, siendo el punto de unión de varias generaciones.

Cristina Pérez de Lema, Coordinadora de proyectos del Programa Talento Solidario, que ha explicado el objetivo de este espacio: “debemos aprender a disfrutar la etapa senior y buscar nuevas vías de desarrollo y crecimiento profesional y vital. Los 4 testimonios que vamos a escuchar van a ser fuente de inspiración para todos”.

Santiago Requejo, director de la película Abuelos, nunca es tarde para emprender, en la que además Endesa y Generación SAVIA participamos y apoyamos su difusión, junto a la primera convocatoria de los Premios +50 Emprende, abrió el foro narrándonos cómo llegó a la idea de dirigir su primera película enfocada en la dramática situación que viven los profesionales mayores de 50 en nuestro país “con esta película quisimos evidenciar la realidad de muchos profesionales senior que han sido apartados del mercado laboral. Y además no quedarnos en la ficción, sino pasar a la acción ayudándoles a encontrar nuevas oportunidades laborales a través del premio 50+emprende”. 328 proyectos impulsados por emprendedores seniors se presentaron a los premios, de los que se seleccionaron 10 finalistas y de ahí, 3 ganadores. A continuación Requejo, dio paso al siguiente invitado: Manuel Naharro, Project Manager de Generación SAVIA.

Naharro comenzó su exposición contándonos cómo surgió la idea de crear SAVIA “Hoy estoy aquí para hablar del proyecto de mi vida, Savia. Una plataforma tecnológica que da servicio y herramientas al colectivo senior, para hacerles más fácil el acercamiento al mercado laboral. Desde Savia orientamos, motivamos y acompañamos a nuestros queridos savios, y nos acercamos a ellos a través de una hoja de ruta, el camino Savia. Desde ese camino les hacemos llegar recursos para que estén preparados para asumir nuevos roles, nuevas responsabilidades y que logren tener impacto en el mercado de trabajo”. Casi dos años después somos 18.000 seniors registrados en la plataforma, 307 empresas apoyando y conectando con el talento senior y 130 colaboradores que con sus herramientas y recursos ayudan a impulsar el talento de loa mayores de 50 de nuestro país.

Después Naharro charló con la siguiente invitada Georgina Regás, que con más de 80 años ha impulsado una cooperativa de mujeres dedicada a la producción de confitura de mango en Ziguinchor (Senegal), además de otros muchos proyectos a lo largo de su vida. “Los proyectos en los que me he embarcado me aportan una satisfacción que no te la aporta ni la fama ni el dinero. Y sí, soy mayor, pero hago que mi cerebro no deje de funcionar. Nos preocupamos tanto del futuro, que no vivimos el presente. La felicidad es un camino lleno de rosas y de espinas, pero hay que seguirlo. No hay que recrearse en lo mal que estamos, porque entonces estaremos mal. Si somos más positivos y valoramos lo que tenemos seremos más felices y haremos más felices a los que nos rodean”.

Posteriormente los más de 200 asistentes al encuentro, escucharon los testimonios de Mar Garrido y Pepe Jiménez, de Fundación Desarrollo y Asistencia. “Mi padre dijo ya jubilado que iba a ser voluntario en el hospital clínico. Pensaba que era una broma... pero así empezó Desarrollo y Asistencia. Le admiro mucho porque abrió un camino junto con otros 40 jubilados para seguir estando activos, pero dándose a los demás. Después de 25 años han conseguido que se unan más de 2000 voluntarios de todas las edades. Y si la entidad sigue existiendo es porque la mitad de los voluntarios son mayores de 65 años”, ha afirmado Mar Garrido.

El plato fuerte de la noche vino de la mano del testimonio del pintor Ataulfo Casado, el copista del Museo del Prado más joven de la historia. Con 40 años perdió completamente la visión a raíz de una enfermedad pero eso no le ha impedido continuar con su pasión, pintar, porque sabe que con ello hace feliz a quienes le rodean: “Quedarme ciego fue un varapalo terrible. Todo se me vino abajo. Pero ante la adversidad mi consejo es ser optimistas y creer que no estamos aquí por casualidad, sino para ser felices, y debemos seguir siempre ese camino hacia la felicidad. Porque a pesar de su dureza, la vida es hermosa y continúa”.