La mediación: una capacitación diferenciadora para el talento senior

Fecha

03/05/2019

Escrito por

Mónica Corella y Félix Arias, CO-WAY

Las ADR (Alternative Dispute Resolution) son metodologías muy eficaces para gestionar de manera dialogada, no confrontativa y efectiva, diversos tipos y dimensiones de conflictos en multitud de ámbitos.

Estas metodologías tienen su origen en Estados Unidos en las últimas décadas del siglo XX, si bien es en la actualidad, cuando comienzan a desplegar todo su potencial, ya que ofrecen respuestas flexibles y eficaces a la gestión de conflictos en entornos sociales, económicos y profesionales cada vez más complejos, cambiantes y diversos, que demandan nuevas respuestas y habilidades.

De entre las distintas ADR, la Mediación destaca por sus múltiples ventajas. Este procedimiento para resolver conflictos, está reconocido legalmente, tanto en España como en los países de nuestro entorno, y a nivel europeo e internacional, con gran tradición especialmente en el mundo anglosajón, y con presencia a través de múltiples iniciativas en los más diversos ámbitos como el empresarial, organizacional, laboral, intrajudicial, sanitario, comercial, familiar o educativo.

En este momento, se inicia el desarrollo una cultura generalizada de mediación para prevenir y gestionar conflictos de una manera positiva en las organizaciones, y es en este reto, donde la aportación del talento senior es imprescindible.

¿Qué es la mediación?

Citando la clásica definición de Cristopher Moore es “una intervención de un tercero aceptable, imparcial y neutral, en una disputa o negociación, para ayudar a las partes a alcanzar su propio arreglo.”

¿Cuáles son sus principios generales?

-La voluntariedad de las partes en participar en el proceso.

-La imparcialidad y neutralidad de los mediadores.

-La confidencialidad de las conversaciones y documentos en el proceso.

-Las partes mantienen su poder de decisión.

¿Cuáles son sus ventajas?  

- Búsqueda del interés de todos: win-win.

- Protagonismo.

- Mayor control sobre el proceso y el resultado.

- Continuidad de las relaciones personales, laborales o comerciales.

- Rebaja del riesgo reputacional.

- Flexibilidad del proceso.

- Mayor rapidez en la resolución.

- Disminución de los costes económicos.

- Prevención de situaciones de conflicto futuras.

- Aumento de la probabilidad de cumplimiento de los acuerdos alcanzados.

¿Quién puede ser mediador?

A pesar de su flexibilidad, la mediación se caracteriza por ser un proceso estructurado y profesional que requiere una sólida competencia de los mediadores, quienes deberán encontrarse adecuadamente capacitados para ello, con una formación multidisciplinar que incluye disciplinas tan variadas como marco legal, teoría del conflicto, ADR, teoría y práctica de la mediación, negociación, gestión emocional, comunicación, etc.

Se puede iniciar la capacitación en mediación desde múltiples profesiones y formaciones de origen, y no solo desde las más tradicionalmente asociadas a la mediación. De hecho, en la mayoría de los ámbitos de aplicación resulta imprescindible disponer de un amplio conocimiento de las particularidades sectoriales, como el que caracteriza al talento senior.

¿Qué aporta el talento senior a la mediación?

La mediación, debido a su gran complejidad, precisa un conocimiento sólido y se beneficia de una gran experiencia, por lo que del talento senior puede desplegar su gran potencial; integrando el bagaje profesional, experiencia y conocimiento sectorial de etapas anteriores del senior desde un nuevo rol, el de tercero imparcial como profesional de la mediación. Además, aporta un gran valor añadido a la sociedad para la pacificación de conflictos en su sector de expertise.

Asimismo, la mediación y especialmente el paradigma que propone, puede ser, además de una profesión, una competencia que actualice el talento senior incorporando con enfoques innovadores, metodologías y habilidades imprescindibles para operar en los nuevos entornos laborales de cambio y multidisciplinares, favoreciendo culturas de trabajo adaptativas, de aprendizaje y colaboración.

Es en este contexto win-win, en el que la incorporación al ámbito de la mediación de la riqueza y diversidad del talento senior supondría un gran activo para el avance firme de la cultura de resolución de conflictos, de la misma manera que la mediación aporta una visión rigurosa e innovadora de gran calidad al senior para abordar nuevos y apasionantes retos profesionales.

¡Adelante!

Etiquetas : PROFESIONES