Metodologías ágiles para la gestión de proyectos, aprende nuevas formas de trabajo

Fecha

24/08/2018

Escrito por

Desireé - SAVIA

La transformación digital ha traído consigo la transformación de los procedimientos de trabajo, dejando atrás las metodologías tradicionales para dar paso a modelos más flexibles y competitivos capaces de dar respuesta tanto a equipos como a clientes.

Estas nuevas metodologías propias de startups y empresas tecnológicas pero que poco a poco se van extendiendo al resto de sectores, son reconocidas en el mercado como metodologías agile y con este nombre y concepto revelan su principal cometido: ofrecer a clientes y equipos la posibilidad de trabajar en un entorno donde el cambio es constante y para abordarlo es necesario ser flexibles, innovadores, competitivos y productivos.

Por qué las metodologías ágiles o agile pueden abrirte la puerta hacia el mercado laboral

Los profesionales senior gracias a su trayectoria, experiencia, conocimientos y red de contactos resultan los candidatos idóneos para desempeñar este tipo de puestos, ¿por qué?

  • Porque te permiten trabajar para varios proyectos y no depender de una única empresa.
  • Porque te abrirán la puerta hacia nuevos clientes y a una amplia red de contactos, pudiendo encadenar un proyecto con otro.
  • Porque tendrás acceso a todo tipo de empresas, grandes y pymes y barajar diversidad de presupuestos y recursos.
  • Porque trabajarás con equipos diversos de distintas disciplinas, permitiéndote además seguir ampliando tus conocimiento y competencias, especialmente las digitales.
  • Porque el mercado laboral demanda cada vez más este tipo de figuras para sumar a sus proyectos y las ofertas de empleo al respecto no paran de crecer.

Si te estás planteando trabajar por proyectos, formarte y certificarte en este tipo de metodologías ágiles te abrirán un sinfín de oportunidades laborales. Paséate por los principales portales de empleo y redes profesionales para comprobarlo. Vale la pena darle una oportunidad y reinventar tu carrera.

Tipos de metodologías ágiles más empleadas

  1. Scrum: dentro de las metodologías agile es la más utilizada y extendida. La metodología Scrum se caracteriza por planificar las tareas de un proyecto complejo en distintas fases (sprints) con el fin de obtener resultados relativamente pronto, ajustados al coste y plazos y ofreciendo un producto de alta calidad. Están enfocados a equipos altamente colaborativos ya que aumenta exponencialmente su productividad.
Roles de la metodología Scrum que te interesan:
  • Scrum Master, quien lidera el proyecto;
  • Product Owner (PO), quien representa al cliente y lidera el proyecto, siendo el intermediario entre el equipo técnico y el cliente.
2. Kanban: esta técnica se creó desde la compañía japonesa Toyota y significa “tarjetas visuales” que es la base de esta metodología. Consiste en la planificación y el control de las distintas tareas que requiere el proyecto y ver el estado en el que se encuentra (Working in progress WIP). Bajo tres estados, normalmente “por hacer”, “haciendo” y “hecho”, se van mostrando en tarjetas de colores y visuales las tareas exponiendo así el flujo de trabajo.

Roles de la metodología Kanban que te interesan:
  • Service request Manager: sus funciones son similares a las que desempeña un Project Manager o Product Owner, centradas principalmente en coordinar y comunicar la demanda de cliente y equipo.
  • Service Delivery Manager, también conocido como Flow master o Delivery Manager, es el responsable del flujo de trabajo y facilita la planificación y reuniones.

3. XP – Extreme Programming: esta metodología se centra en potencias las relaciones interpersonales como clave del éxito del desarrollo del software, ya que el trabajo en equipo donde prima el aprendizaje de los desarrolladores y se trabaja en un buen clima de trabajo son las claves para mantener a los trabajadores unidos, motivados, comprometidos y productivos. La retroalimentacón entre cliente y equipo es constante.

Roles que pueden interesarte como XP – Extreme Programming:

  • Coach (entrenador): Responsable del proceso global. Guía a los miembros del equipo para seguir el proceso correctamente.
  • Consultor: miembro externo con conocimientos del proyecto. Ayuda a resolver conflictos y problemas específicos.
  • Tester: Interpreta el pedido del cliente y ayuda al equipo de desarrollo a escribir las pruebas funcionales.
  • Tracker: Proporciona realimentación al equipo.

Si te has quedado con ganas de saber más sobre este tipo de metodologías, sus posibilidades laborales y cómo certificarte te invitamos a que estés pendiente de la próxima formación en Scrum que estamos preparando para septiembre. ¡Muy pronto en nuestra sección de Actividades!

Etiquetas : herramientas